La directora de Psicología de la UST, María Cecilia Vegas, y director Eduardo Muñoz firmaron la alianza que ayudará a los pensionados de Valdivia.

Publica esta información: Compartir en Twitter. Compartir en Facebook.

IPS y UST Valdivia ratifican convenio de atención psicológica para pensionados

Las derivaciones beneficiarán a usuarios y funcionarios del Instituto de Previsión Social en la Región de Los Ríos.
 
En el marco de la búsqueda constante de mejorar el modelo de atención establecido y la oferta de beneficios para entregar a sus usuarios, la Dirección Regional del IPS en Los Ríos realizó la firma final del convenio de trabajo que se iniciará en conjunto con el Centro de Atención Psicológica de la Universidad Santo Tomás (CAPS UST) sede Valdivia.
 
“La iniciativa pretende generar un acuerdo de colaboración entre las instituciones, cuyo desafío se enfoca en entregar tratamientos al adulto mayor desde una perspectiva psicosocial y en pro de apoyar las políticas públicas, incorporando también a funcionarios y usuarios del IPS en la zona. Dichas acciones persiguen la promoción de la salud, por lo que tienen un énfasis preventivo y psicoeducativo”, señaló el director regional del IPS, Eduardo Muñoz.
 
“Este convenio operará a través de derivaciones directas, realizadas por los ejecutivos de atención que detecten o reciban alguna necesidad de consulta psicológica en los usuarios que llegan hasta las oficinas del IPS”, añadió la directora de la carrera de Psicología de la UST, María Cecilia Vegas.
 
Cabe señalar que el CAPS es un centro docente-asistencial, abierto a la comunidad de la Región de Los Ríos, que brinda diversos servicios, entre ellos atenciones codiagnósticas y terapéuticas individuales, así como talleres grupales, que son realizados por parte de estudiantes-terapeutas de la carrera de Psicología, y siempre supervisados por los docentes.
 
Como parte del procedimiento del CAPS, los consultantes deben mantener una primera entrevista con la coordinadora del centro para evaluar la pertinencia de su atención, informarle de las características del proceso y obtener el consentimiento informado.
 
Una vez analizado el caso, se asignará un estudiante-terapeuta, que realizará las atenciones y atenderá con una frecuencia semanal o quincenal (dependiendo de cada paciente), en sesiones de entre 40 y 60 minutos, y entre marzo y diciembre.