62 centros del IPS están habilitados para creole haitiano.

Publica esta información: Compartir en Twitter. Compartir en Facebook.

Videointerpretación en lengua de señas - Vidéyo entepretasyon an Kreyol

Para acercar la Seguridad Social a las personas, sin discriminar por su condición o características, el Instituto de Previsión Social presenta su sistema de videointerpretación para la atención de distintos tipos de personas, como parte de su línea de trabajo “IPS inclusivo”.
 
Con un novedoso sistema de videointerpretación, el IPS incorpora en sus centros de atención una mayor tecnología, que permite entregar un adecuado servicio a usuarios y usuarias con características particulares, como personas en situación de discapacidad, personas migrantes, pueblos originarios y otros.
 
Sistema de videointerpretación
 
El sistema de videointerpretación del IPS se ha instalado en 62 centros en el país, en pos de acercar los beneficios sociales y previsionales del Estado a los siguientes grupos de personas:
 
  • Personas con discapacidad auditiva. En su primera fase, el sistema de videointerpretación se orientó a este grupo de personas.
  • Migrantes haitianos, para atenderlos en lengua creol.
  • Atención a migrantes, en idioma inglés.
  • Atención en mapudungun, para personas descendientes de pueblos originarios que hablen esa lengua.
 
A través de esta tecnología, un ejecutivo en el Centro de Atención del IPS se conecta con un intérprete remoto, a través de un sistema de videoconferencia instalado en un módulo especialmente habilitado para ese propósito. El intérprete remoto opera como mediador entre la persona que requiere atención y el ejecutivo del IPS. Así, pueden ser atendidas personas que se comunican en lengua de señas, criollo haitiano, inglés y mapudungun.
 
De esta manera, no es necesario que las personas que atienden público se capaciten en todas las distintas modalidades de comunicación para diferentes grupos de personas, lo que es una barrera alta para una atención efectiva.
 
Por otra parte, al ser atendidas en su propia lengua, las personas se sienten mucho más incluidas, no necesitan acudir con intermediarios y perciben un alto nivel de empatía hacia ellas por parte del Estado.