Usuaria en silla de ruedas recibe atención en el IPS inclusivo.

Más calidad a la atención de personas con capacidades distintas

Sea mediante la utilización del sistema de videointerpretación o el uso en los espacios de espera y atención preferente, el Instituto abre paso a la  inclusión. “Nos debemos a las personas y queremos que no sientan diferencias cuando requieren de nuestros servicios”, sostiene Waldo Quevedo Araya, director del IPS Maule.
Cumplidos los 65 años de edad, el pensionado curicano Sergio Rivera requirió hacer un trámite en el IPS para dar continuidad a la pensión de invalidez, la que le ha permitido mejorar su vida durante los últimos años.
 
Con su discapacidad auditiva, pensó que, al igual como le ocurre cuando realiza trámites y gestiones, el simple requerimiento de realizar una declaración jurada se le complicaría algo más que a una persona que escucha y habla sin dificultades.
 
Por eso, grata fue su impresión al comprobar que, en el Centro de Atención IPS de Curicó, le brindaron recepción preferente y, en breve, fue conducido al módulo de videoatención, donde un intérprete de señas hizo el puente entre él y la ejecutiva de sala, permitiéndole realizar su trámite en forma directa, además de plantear todas las consultas que estimó necesarias. Todo sin necesidad de que un tercero intercediera por él.
 
"Hemos ido avanzando"
 
De este modo, el IPS Inclusivo está sirviendo a la comunidad maulina, abriendo espacios de inclusión y aportando calidad a la atención de personas con capacidades distintas, extranjeras o de pueblos originarios. Para todos ellos se incorporó el sistema de videointerpretación, con expertos en creol, mapudungun e inglés.
 
“Hemos ido avanzando en la incorporación de elementos que faciliten la atención de las personas con capacidades distintas, de los pueblos originarios y migrantes, porque institucionalmente nos debemos a las personas y queremos que no sientan diferencias cuando requieren de nuestros servicios”, sostuvo Waldo Quevedo, director regional del IPS Maule.
 
La experiencia del IPS Inclusivo se viene desarrollando desde 2015 y, en forma paulatina, se han agregado nuevos elementos, como el uso de los espacios de espera y atención preferente, la incorporación de folletería en sistema braille, módulos de atención especialmente equipados para recibir a personas con capacidades distintas, sillas reservadas en las salas de espera y espacios preferentes para sillas de ruedas, entre otros.
 
De la comodidad, confort y bienestar psicológico que aportan estas iniciativas, dan cuenta las personas que, tras recibir una atención preferencial, la valoran y agradecen.  “En el módulo me atendieron muy bien, rápido y con palabras sencillas”, comentó una pensionada talquina que utiliza silla de ruedas.
 
El suyo es el testimonio que el IPS -a través de su modelo de atención inclusiva- espera escuchar, poniendo a disposición las capacidades humanas, tecnológicas y de infraestructura que posee a lo largo del país para acercar, sin distinción, la protección social a todas las personas.