Funcionarios del IPS llevaron la atención de las consultas hasta hospitales de la Región Metropolitana.

Publica esta información: Compartir en Facebook. Compartir en Twitter.

Atención del IPS se traslada de las sucursales hacia hospitales

 Con el fin de acercar los beneficios estatales para todos y todas, un grupo de funcionarios(as) visita estos establecimientos. El trámite más solicitado es la Autorización de Apoderado
Para acercar los beneficios del IPS a todos y todas, en especial a quienes más lo necesitan, una vez por semana un equipo de profesionales de las sucursales de la Región Metropolitana se traslada hasta los hospitales de la zona, para atender a pacientes, en su mayoría adultos mayores, que necesitan acceder a los diversos trámites previsionales.
 
El objetivo  es atender  a aquellas personas que por problemas de salud, no pueden acudir a realizar trámites en sucursales. Y de acuerdo a la experiencia del equipo de asistentes sociales de la sucursal Independencia: Mireya Aguilar, Christian Soto y Gina Sepúlveda, el trámite más solicitado en este tipo de visitas es la Autorización de Apoderado, que permite a un tercero cobrar algún beneficio previsional a nombre de un pariente o persona incapacitada para realizarlo personalmente.
 
“El principal problema se presenta cuando el paciente no se encuentra en condiciones físicas, ni mentales para otorgar la autorización. En ese caso, según dicta el procedimiento, nosotros(as) debemos realizar todas las gestiones necesarias, que incluyen un certificado del médico tratante y un informe social, para la correcta designación de un apoderado”, explica Mireya Aguilar.
 
En el caso de la sucursal Independencia, anualmente se efectúan en promedio entre 800 y 900 atenciones en los hospitales San José, Clínico J.J. Aguirre y Psiquiátrico, además de la Clínica Dávila, Clínica Ensenada e Instituto del Cáncer.
 
“La gente es súper agradecida con el IPS que ofrece este servicio de forma gratuita. Esta labor social  nos llena, nos hace sentir bien, nos motiva. Le da mucho sentido a lo que uno hace”, señala Christian Soto.