Preguntas frecuentes sobre cotizaciones

Publica esta información: Compartir en Facebook. Compartir en Twitter.

Cuando un trabajador dependiente se jubila de una caja del antiguo sistema y continúa en actividad sin haberse cambiado a una AFP, ¿debe seguir cotizando?

Sí, es obligación de todo trabajador dependiente cotizar en una Institución de Seguridad Social, aunque se encuentre pensionado, por lo que debe continuar  imponiendo para salud (7 %), para el fondo de pensiones el porcentaje que corresponda a la caja de previsión a la cual está adcrito y para el seguro de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales (tasa básica del 0,93 % más cotización adicional diferenciada en caso que procediere).

Cuando un pensionado del Sistema Antiguo se cambia a una AFP y continúa trabajando, ¿debe seguir cotizando?

Sí, debe seguir cotizando para el Fondo de Pensiones (10 %), cotización adicional correspondiente, para Salud (7 %) y para el seguro de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales (tasa básica del 0,93 % más cotización adicional diferenciada en caso que procediere). Diferente es la situación cuando la persona ya afiliada en la AFP cumple 65 años si es hombre o 60 años si es mujer, ya que estará obligado a cotizar sólo el 7 % para salud y la cotización para el seguro de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales (tasa básica del 0,93 % más cotización adicional diferenciada en caso que procediere).

Si una persona se desempeña en dos o más empleos o si es pensionado y continúa trabajando ¿debe cotizar para salud en las remuneraciones que percibe?

Sí, debe cotizar por todas las remuneraciones, ya sea se encuentre afiliado a Fonasa (7 %) o a una Isapre (7 % o el monto del plan pactado, si fuere superior). Ahora bien, si las sumas de las cotizaciones de salud exceden el precio del plan de salud pactado con una Isapre, se generarán excedentes de cotización a favor del trabajador, cuyo destino será el que haya acordado con su Isapre.

Y cuando se es pensionado del Sistema Antiguo ¿para qué sirven las nuevas cotizaciones?

Las nuevas cotizaciones servirán para rejubilar en la misma entidad o pueden originar una nueva pensión en otra de las ex cajas del Régimen Antiguo. En este último caso, a vía de ejemplo, pueden acceder a una pensión de vejez al cumplir 60 (si es mujer) o 65 años (si es hombre), si reúne, además, 10 años de imposiciones computables.
Si es un pensionado del ex Servicio de Seguro Social y continúa trabajando con cotizaciones para el mismo Servicio, tiene derecho a un incremento de pensión por cada 150 semanas de nuevas imposiciones.
Si es un pensionado de la ex Caja de Empleados Particulares y continúa trabajando para un empleador y sus cotizaciones deben enterarse en la misma ex Caja o en uno de sus Organismos Auxiliares, el pensionado debe renunciar a su pensión, después de cinco años de nuevos servicios. Esta incompatibilidad no se produce si el pensionado, en el desempeño de su nueva actividad y dada la naturaleza de sus labores, deba imponer en una caja del Sistema Antiguo distinta a la nombrada o se afilia a una AFP.

¿Quién se hace cargo de las cotizaciones previsionales?

Son de cargo del trabajador: la cotización previsional y la cotización de salud.

Es de cargo del empleador, la cotización de la Ley de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales (Ley N° 16.744) por un monto básico de 0,93 %, más la tasa adicional diferenciada por actividad.

Son de cargo compartido: el seguro de cesantía al cual aportan trabajador, empleador y Estado. La cotización mensual depende de si el tipo de contrato del afiliado es de plazo fijo o indefinido.

  • Plazo Fijo: Cuando se trata de un contrato a plazo fijo, por obra o faena, todo el costo del seguro es de cargo del empleador, quien debe cotizar mensualmente el 3 % de la remuneración imponible del trabajador, con tope de UF 113,5. De dicho seguro, el 2,8 % se acumula en la cuenta individual del trabajador y el 0,2 % restante ingresa al fondo de reparto, denominado “fondo de cesantía solidario”.
  • Plazo Indefinido: Cuando se trata de un contrato a plazo indefinido, el trabajador debe aportar mensualmente de su bolsillo un 0,6 % de su remuneración imponible, con tope de UF 113,5; en tanto su empleador cotiza un 2,4 % de ese mismo monto. Del aporte de la empresa, sólo un 1,6 % se abona en la cuenta individual del trabajador, y el 0,8% restante ingresa al fondo de reparto, denominado “fondo de cesantía solidario”.

Cabe señalar que el aporte de 1,6 % con cargo del empleador es deducible de la indemnización a que tiene derecho el trabajador con contrato indefinido cuando es despedido “por necesidades de la empresa”.

¿Puede seguir trabajando un imponente que ha jubilado por invalidez en un determinado régimen previsional? ¿Debe seguir cotizando?

Sí. Si su invalidez es parcial, puede seguir trabajando si su capacidad residual se lo permite y deberá cotizar para el fondo de pensiones, fondo de salud, seguro de cesantía y seguro de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales.
Si jubiló por una invalidez específica, sólo estará impedido de trabajar en una actividad que exija plena capacidad de la habilidad por cuya pérdida fue declarado inválido.

¿Qué plazo existe para pagar las cotizaciones previsionales?

El empleador debe retener las cotizaciones de sus trabajadores y pagarlas en las entidades recaudadoras (algunos bancos y en todas las Cajas de Compensación de Asignación Familiar) dentro de los 10 primeros días del mes siguiente a aquel en que se devengaron las remuneraciones.
Si el plazo de 10 días vence en día sábado, domingo o festivo, dicho plazo se prorroga hasta el primer día hábil siguiente.
Si el pago no es oportuno, las sumas adeudadas deben reajustarse conforme al IPC y aplicarse un interés penal, de acuerdo a una tabla emitida por la Superintendencia de Seguridad Social.

¿Se pueden declarar las imposiciones sin pagarlas?

Es obligación del empleador declarar las imposiciones aunque no las pague oportunamente.

Si no hiciere la declaración, o si es incompleta o errónea, será sancionado con multa de 0,75 UF por cada trabajador cuyas cotizaciones no se declaren o cuyas declaraciones sean incompletas o erróneas.

¿Sobre qué monto deben pagarse las cotizaciones de las ex Cajas de Previsión?

Deben pagarse en el IPS conforme a la tasa impositiva vigente para cada ex Caja de Previsión y tipo de imponente, por toda la remuneración percibida por el trabajador hasta un monto máximo de 60 UF, excepto las remuneraciones adicionales que la ley declara no imponibles (por ejemplo las asignaciones familiares, reembolso de gastos, etc.).

El valor de la UF corresponde al último día del mes anterior al pago de la remuneración.

¿Todo trabajador dependiente está obligado a cotizar en una Institución de Seguridad Social?

Sí, todo trabajador dependiente está obligado a cotizar en una Institución de Seguridad Social.

La Ley presume de derecho sin posibilidad de probar lo contrario que el empleador ha efectuado los descuentos previsionales por el solo hecho de haber pagado total o parcialmente las respectivas remuneraciones a sus trabajadores.

¿Y si el empleador no le efectuó los descuentos previsionales?

Si el empleador no hubiere efectuado los respectivos descuentos por cualquier causa, serán de cargo del empleador las sumas que por concepto de cotizaciones se adeuden.