Convenios Internacionales de Seguridad Social - Aspectos generales

Publica esta información: Compartir en Facebook. Compartir en Twitter.

El aumento de las migraciones de los trabajadores para prestar servicios en el territorio de los diferentes Estados ha afectado sus situaciones previsionales, al no poder considerar la totalidad de las cotizaciones que registran en ellos para acceder a las prestaciones de seguridad social, razón por la cual, y especialmente en el último tiempo, se ha incrementado la necesidad de establecer mecanismos jurídicos destinados a solucionar sus problemas previsionales mediante la suscripción de instrumentos internacionales de Seguridad Social.
 
Los convenios bilaterales sobre Seguridad Social tienen por finalidad permitir a las personas que están o han estado afectas a la legislación previsional de los Estados contratantes beneficiarse de las cotizaciones que ellos han efectuado en ambos países y así, mantener una continuidad en su historial previsional, hecho que, en definitiva, les permitirá percibir las prestaciones de la seguridad social, por ejemplo pensiones, pasando a ser éstas un fiel reflejo de las actividades laborales que los trabajadores han desempeñado en el territorio de cada parte contratante.
 
Entre los principios jurídicos de universal aceptación en materia de seguridad social, para la suscripción de los convenios se consideran los siguientes:
 
  • Igualdad de trato, conforme al cual las personas que están o han estado afectas a la legislación previsional de los Estados contratantes que presten sus servicios en el territorio del otro Estado, tendrán derecho a las prestaciones de seguridad social en las mismas condiciones que los nacionales de este último Estado.
  • Totalización de períodos de seguro o continuidad previsional internacional, mecanismo en virtud del cual se suman los períodos de las cotizaciones enteradas en los dos países contratantes, lo que da a la persona el derecho a los beneficios previsionales que se contemplan en la legislación de cada uno de ellos. Sin embargo, el cálculo de estos beneficios se efectúa solamente en proporción al tiempo registrado en el Estado otorgante de la prestación.
  • Exportación de las prestaciones. Según este principio se suprimen las restricciones que existen en algunos países, para efectuar el pago de las respectivas pensiones en el extranjero, lo que beneficia a las personas que dejan de ser residentes del país que concede el beneficio o bien, al titular del beneficio que ha dejado de ser nacional del Estado otorgante de la pensión. Así, el beneficiario de la pensión continuará percibiéndola aún cuando se encuentre o resida en el territorio de otro Estado, sin menoscabo o disminución en el monto de ella.